La dama del paraguas

federico fellini La dama del paraguas

Federico Fellini está deprimido, una sensación que desconoce por completo, pero estos síntomas son inequívocos: una caída libre en lo oscuro, un vaciamiento, una bruma que ensombrece su humor y anula su voluntad. Nunca antes le ha pasado, nunca se ha tomado nada demasiado en serio en su vida, porque hasta ahora todo pasaba, y el buen humor y las ganas de vivir retornaban enseguida, pero esta vez la cosa viene en serio. El año es 1955, acaba de estrenar La strada, en el extranjero lo celebran, pero en Italia lo despellejan de la derecha a la izquierda. Natalia Ginzburg le recomienda el psicoanalista que la sacó a ella del pozo unos años antes. Es un judío austríaco, junguiano, llamado Ernst Bernhard. La Ginzburg, igual de remisa que Fellini a la exploración de la psique, le cuenta que ese hombre la devolvió a la vida cuando los nazis mataron a su marido Leone y ella quedó viuda, sin trabajo y con dos hijos pequeños al fin de la guerra (“Yo llegaba a su consulta y me esperaba un vaso de agua y una rodaja de limón en una bandejita junto al diván. Me acostaba y sentía la brisa que entraba por la ventana y miraba el vaso y la primorosa rodaja de limón y escuchaba la voz de Bernhard. Sólo puedo decirte que, cuando me hablo a mí misma hoy, en la noche oscura, me descubro una leve y reconfortante pronunciación austríaca”). Fellini va a la consulta de Bernhard, pero se sofoca en el diván, no puede, el médico abre la ventana para que entre aire, Fellini ve que afuera está por caer uno de esos gloriosos chaparrones de verano que hay en Roma, inventa una precipitada excusa y sale corriendo, se adentra en una plaza dejando que el agua lo empape; cuando se queda sin fuerzas, se queda con los ojos cerrados y los brazos caídos, perdido en la lluvia, hasta que de golpe se materializa un paraguas sobre su cabeza y una voz femenina le dice: “¿Quiere protegerse?”. Esperaron juntos el fin del chaparrón, se besaron, ella le dio su número de teléfono y le dijo que tenía que irse. Fellini tardó una semana en atreverse a llamar. Cuando lo hizo, atendió el teléfono una voz con acento austríaco: había llamado al doctor Bernhard. Read more »

La Dolce Vita

la dolce vita La Dolce Vita

Federico Fellini
Título Original:
La Dolce Vita
País: Italia
Año: 1960
Género: Drama
Guión: Federico Fellini, Ennio Flaiano, Tullio Pinelli con colaboración de Brunello Rondi y Pier Paolo Pasolini
Director: Federico Fellini
Fotografía: Otello Martelli
Edición: Leo Cattozzo
Escenografía: Piero Gherardi
Música: Nino Rota
Producción: Guiseppe Amato, Franco Magli, Angelo Rizzoli
Duración: 174 minutos
Intérpretes: Marcello Mastroianni (Marcello Rubini), Anita Ekberg (Sylvia), Anouk Aimée (Maddalena), Yvonne Furneaux (Emma), Magali Noël (Fanny), Alain Cuny (Steiner), Annibale Ninchi (padre de Marcello), Walter Santesso (Paparazzo), Valeria Ciangottini (Paola), Riccardo Garrone (Riccardo), Ida Galli (Debuttante del año), Audrey McDonald (Jane), Polidor (Payaso), Alain Dijon (Frankie Stout), Enzo Cerusico (Fotógrafo del diario), Giulio Paradisi (Fotógrafo del diario), Enzo Doria (Fotógrafo del diario), Enrico Glori (Admirador de Nadia), Adriana Moneta (Ninni), Massimo Busetti (Niño del milagro), Mino Doro (Amante de Nadia), Giulio Girola (Comisionado de Policia), Laura Betti (Laura), Nico (Nico Otzak), Domino (Bailarín trasvestido), Carlo Musto (Travesti), Lex Barker (Robert), Jacques Sernas (Idolo de Matinee), Nadia Gray (Nadia), Giuseppe Addobbati, Conte Brunoro Serego Aligheri (Joven con abrigo de visón), Federika André (Inquilina en la casa de Steiner), Armando Annuale, Joan Antequera (mujer en el castillo), Juan Antequero (Caballero español con un parche en el ojo en el castillo), Gianni Baghino, Nadia Balabine (Reportera), Ignazio Balsamo, Remo Benedetti, Leonardo Botta (Doctor), Ida Bracci Dorati, Ferdinando Brofferio (Amante de Maddalena), Tito Buzzo (Hombre musculoso), Daniela Calvino (Daniela), Tony Campanino (Hombre en el club nocturno), Fabrizio Capucci (Fotógrafo en al comferencia de prensa), Donato Castellaneta (Reportero), Adriano Celentano, Elisabetta Cini (Duquesa durmiendo), Giulio Citti (Hombre en el club nocturno), Nani Colombo (mujer en el espejo), Mario Conocchia (Abogado con el sostén de Nadia), Francesco Consalvo (Asistente de Scalise), Tiziano Cortini (Cameraman), Decimo Cristiani (joven que no habla), Mario De Grenet (Hombre en el castillo al que no le gusta el olor del perro), Donatella Della Nora (Reportera), Christine Denise (Mujer comiendo pollo), Katherine Denise, Andrea De Pino, Adele De Rossi, François Dieudonné (Reportero), Carlo Di Maggio (Toto Scalise), Count Ivenda Dobrzensky (Giovanni), Donatella Esparmer (Mujer con el hombre irritado), Paolo Fadda (Asistente del Inspector de Policia), Umberto Felici (Reportero), Oretta Fiume (Lisa), Rina Franchetti (Madre del niño de los milagros), Giacomo Gabrielli (Padre de Maddalena), Franco Giacobini (Periodista al telefono), Angela Giavalisco (Mujer en el Aeropuerto), Romolo Giordani (Hombre en el castillo), Christine Graefeck, Lily Granado (Lucy), Libero Grandi, Maurizio Guelfi (Reportero), Gloria Hendy (Mujer en Via Veneto), April Hennessy (Mujer en Via Veneto), Nina Hohenlohe (Mujer en el Castillo), Antonio Jacono (Travesti), Gloria Jones (Gloria), Carlo Kechler (Hombre con reloj), Else Knorr, Paolo Labia (Sirviente en el hogar de Maddalena), John Francis Lane (Reportero), Sondra Lee (Bailarina en Spoleto),Marianne Leibl (Acompañante de Yvonne en la secuencia del milagro), Guglielmo Leoncini (Secretario de Scalise), Giuliana Lojodice (Sirviente en la casa de Steiner), Renée Longarini (Miss Steiner), Francisco Lori (Hombre en la secuencia del milagro), Francesco Luzi (Radioreportero), Mario Mallarno (Reportero), Renato Mambor (Joven Alto), Vittorio Manfrino (Director de Tabarin), Maria Marigliano (Massamilla), Carlo Mariotti (Enfermero), Gino Marturano (Proxeneta), Maria Mazzanti (Mujer en el Aeropuerto), Harriet Medin (Secretaria de Sylvia), Marta Melocco, Nello Meniconi (Hombre en Via Veneto), Alex Messoyedoff (Cura en el sitio del milagro), Gianfranco Mingozzi (Cura que le permite togar el organo a Steiner), Lucia Modigliani, Maite Morand (Reportera), Aurelio Nardi (Tio del niño del milagro), Desmond O'Grady (Invitado de Steiner), Liana Orfei, Umberto Orsini (Hombre de anteojos que ayuda a sacarse la ropa a Nadia), Contessa Cristina Paolozzi (Mujer risueña en la sesion de espiritismo), Ada Passeri (Mujer en la secuencia del milagro), Franca Pasut (Joven cubierta de plumas), Loretta Pepi, Paola Petrini, Cesarino Miceli Picardi (Hombre furioso en el club nocturno), Princesa Doris Pignatelli (Dama con abrigo blanco en el castillo), Alberto Plebani (Doctor), Oliviero Prunas (Oliviero, hijo del principe), Giovanni Querrel (Hombre en el club nocturno), Giulio Questi (Don Giulio), Concetta Ragusa (Reportera), Loretta Ramaciotti (Mujer en la sesion de espiritismo), Leonida Repaci (Invitada de Steiner), Alfredo Rizzo (Director de Television), Rosemary Rennel Rodd (Medium inglesa), Giancarlo Romani (Policia), Franco Rossellini (el bello ginete), Principe Eugenio Ruspoli di Poggio Suasa (Don Eugenio Mascalchi), Margherita Russo (Invitada de Steiner), Anna Maria Salerno (Amiga de la prostituta), Anna Salvatore (Invitada de Steiner), Archie Savage (bailarin negro), Leopoldo Savona (Bailarin negro), Lisa Schneider (mujer en al secuencia del milagroe, Maria Pia Serafini (Segunda mujer con el hombre molesto), Noel Sheldon (Hombre en Via Veneto), Isabella Soldani, Letizia Spadini (Invitada de Steiner), Gio Staiano (Pierone), Gino Talamo, Sandra Tesi, Henry Thody (Reportero), Tomás Torres (Gianelli), Iris Tree (Poetiza en la fiesta de Steiner), Vando Tress (Inspector de policia), Gondrano Trucchi (Sirviente en Caracalla), Teresa Tsao (Mujer en el club nocturno), Winie Vagliani (Invitada de Steiner), Leontine Van Strein, Aldo Vasco (Hombre en secuencia del milagro), Lucia Vasilico (Joven confesandose en la fiesta de Nadia), Maria Teresa Vianello (Mujer en el Aeropuerto), Sandy von Normand (Interprete en la conferencia de prensa), Antoinette Weynen, Angela Wilson (Mujer en Via Veneto), Vadim Wolkowsky (Principe Mascalchi), Maria Teresa Wolodimeroff (mujer aburrida), Italo Zingarelli (Don Giulio).

Ambientada en la Roma de la década de 1950 donde Marcello (Marcello Mastroiani) cubre el lado más sensacionalista de las noticias; estrellas de cine, visiones religiosas, y la decadente aristocracia. La película muestra siete días y noches en la vida del reportero. Marcello vive con Emma (Ivonne Furneaux), una mujer que lo ama y quiere un matrimonio tradicional, pero es posesiva y muestra poca habilidad para entender su desarticulada búsqueda de los valores y el sentido de la vida. El tiene encuentros con otra mujer –Maddalena (Anouk Aimée), una hermosa, saludable, y hastiada amiga/amante, y Anita Ekberg como una estrella norteamericana de cine llamada Sylvia. Marcello también brevemente conoce una encantadora muchacha que trabaja en un restaurante en la playa.

En la secuencia de apertura de la película, una estatua de arcilla de Cristo suspendida por cables de un helicóptero, vuela pasando las ruinas de un antiguo viaducto de Roma. La estatua es llevada hacia el Vaticano. El periodista Marcello y el fotógrafo llamado Paparazzo la siguen en un segundo helicóptero. El simbolismo de Cristo, con los brazos estirados como bendiciendo a toda Roma vuela por sobre ella, pronto es reemplazado por el estilo de vida profano y la arquitectura neomoderna de la “nueva” Roma fundada durante el milagro económico de finales de la década de 1950. el helicóptero de Marcello es desviado por un grupo de mujeres en bikini en una terraza; suspendido en el aire, trata pero falla en conseguir un número telefónico de las mujeres. Alegremente se encoge de hombros por su fracaso y continúa su viaje.

Le entrega de la estatua es la primera de muchas escenas recurrentes situando iconos religiosos en medio de las demostraciones de los personajes de su “moderna” moralidad influenciada por la prosperidad económico y el estilo de vida consumista que emergía.

Read more »

Ocho y medio

ocho y medio Ocho y medio

Federico Fellini
Título Original:

País: Italia
Año: 1963
Género: Drama
Guión: Federico Fellini, Ennio Flaiano, Tullio Pinelli, Brunello Rondi
Director: Federico Fellini
Fotografía: Gianni di Venanzo
Montaje: Leo Cattozzo
Escenografía: Vito Anzalone
Música: Nino Rota
Producción: Angelo Rizzoli
Duración: 140 minutos
Intérpretes: Marcello Mastroianni (Guido Anselmi), Claudia Cardinale (Claudia), Anouk Aimée (Luisa Anselmi), Sandra Milo (Carla), Rossella Falk (Rossella), Barbara Steele (Gloria Morin), Madeleine LeBeau (Madeleine), Caterina Boratto (La señora misteriosa), Eddra Gale (La Saraghina), Guido Alberti (Pace), Mario Conocchia (Conocchia), Bruno Agostini (el secretario de producción), Cesarino Miceli Picardi (Cesarino), Jean Rougeul (Carini), Mario Pisu (Mario Mezzabotta).

El film que merece el calificativo “fellinesco” más que ningún otro sin dudas es 8½. En esta extravagante, auto indulgente, creativamente exuberante fantasía, el amo del cine italiano, Federico Fellini, nos lleva hacia una exploración bizarra de su arte y su vida. El simbolismo freudiano y la imaginería daliesca abundan en un trabajo que es simultáneamente hipnotizante e inconmensurable, una obra maestra surrealista que juega en nuestra conciencia como un sueño familiar que es tanto cómico como inolvidable, dejándonos confundidos.

Es tanto la mas descaradamente abstracta película de Fellini, asi como la película que nos acerca mas a su propia vida. Cuando comenzó a hacerla, estaba (al igual que el personaje principal) experimentando un bloqueo creativo luego del inesperado éxito internacional de su anterior película, La Dolce Vita (1960). Había ganado celebridad, riqueza y era aclamado por los críticos, pero por donde seguir? Si un director en su posición no tiene nada mas que decir, todavía es posible realizar una película? en 8½ estaba la respuesta.

Read more »

Federico, el grande

federico fellini Federico, el grande 

Ilusionista incomparable, Federico Fellini es un enigma a develar filme a filme. En su obra, nutrida en el neorrealismo, la marginalidad se mezcla con la magia y con una mística que promete alguna forma de redención para los inocentes del mundo. Dos lanzamientos recuperan ese legado: Fellini, biografía que acaba de editarse en castellano, se zambulle en el potente imaginario del director de La strada, y Tutto Fellini reúne la música de sus películas. Además, una entrevista con Luis Bacalov, el argentino que musicalizó uno de sus filmes.

No recuerdo la fecha exacta pero debe haber sido a mediados de 1960. Uno, entonces, era un chiquilín, mero aficionado al cine, y casi no había oído hablar de Federico Fellini, como la mayoría del público local, que sólo recordaba la figura chaplinesca, patética y querible de una tal Gelsomina, maltratada por Zampanó en La strada. De pronto, una noche, en la televisión blanco y negro, la voz metálíca y nasal de Blackie anunció que en su programa habría imágenes con carácter de primicia de ese fenómeno que hacía correr ríos de tinta aquí y allá: La dolce vita. Una serie de fotos fijas contrapunteadas por un timbal mostraban a Nadia Gray tirada en el piso de un lujoso apartamento, apenas cubierta por un tapado de piel, rodeada de gente que aplaudía. En seguida, Anita Ekberg bañada por las aguas de la Fontana de Trevi ante un Mastroianni extasiado. Después, imágenes de lo que suponía ser una orgía, con Marcello cabalgando a una señorita robusta, festejado por muchos. Más allá, gente rezando en un espacio abierto frente a cámaras de televisión, nobles y villanos compartiendo tragos en un castillo decadente, una imagen de Cristo de tamaño natural que sobrevuela Roma, colgada de un helicóptero, Magalí Noel disfrazada de conejita en un cabaret para gente mayor, el severo rostro de Alain Cuny mostrando una sabiduría y a la vez una tristeza infinita y la imagen final de una muchachita de rostro angelical mirando a cámara desde una playa, como pidiendo que alguien sepa cómo salir de ese infierno tan temido.

Blackie, siempre bien informada, notificó a la audiencia que La dolce vita acababa de soportar un turbulento preestreno en el Capitolio de Milán, que había derivado en una interpelación al Secretario de Estado por parte de la Cámara de Diputados, muchos de cuyos miembros pedían la prohibición lisa y llana del film. Tres días antes, en la función de gala organizada en el Fiamma de Roma, Fellini había sido abucheado y escupido por un público paquete que posaba de ofendido ante lo que acababa de ver en la pantalla. Tres meses más tarde, el jurado de la edición número XIII del Festival de Cannes, presidido por Georges Simenon, le otorgaba a la cinta , por unanimidad, la preciada Palma de Oro. Aún así, Blackie culminaba su informe sembrando serias dudas sobre la posibilidad de que alguna vez pudiéramos ver el film por estos pagos.

Read more »

Amarcord

amarcord AmarcordFederico Fellini
Título Original:
Amarcord
País: Italia
Año:
1973
Género: Comedia
Guión: Federico Fellini, Tonino Guerra
Director: Federico Fellini
Fotografía: Giuseppe Rotunno (Color)
Música: Nino Rota
Producción: E. C. Produzioni (Roma), P.E.C.F. (París)
Duración: 127 minutos
Intérpretes: Bruno Zanin (Titta), Pupella Maggio (su madre), Armando Brescia (su padre), Ciccio Ingrassia (el tío loco), Magalie Noël ("La Gradisca"), Josiane Tanzilli, Alvaro Vitali, Nando Orfei ("Il pataca"), Luigi Rossi.

Esta película es un diario de vida. Lleno con imágenes indelebles: el Pavo Real en el medio de la nieve, la asombrosa visión del trasatlántico, y el ciego llorando: “Como es, como es?”, la bella gente, las grotescas. Como la vida misma, la película puede ser perpleja y enigmática, a veces mágica, a veces, en el ojo de la tormenta política e histórica, espantoso como “la gente común solo tratando de vivir es atrapada en los tiempo en los que eran solo ellos creando”. No creo que ninguna película que haya visto haya capturado completamente con tanta profunda perspicacia y simplicidad la experiencia de perder un padre: la visita del padre e hijo en el hospital en la que la madre se da cuenta del asombroso final que se aproxima, y el hijo es felizmente ignorante de ello en su adolescente “inmortalidad”, y el total sentimiento de quietud y vacío mientras el padre se sienta a la mesa, antes llena de alegría, ruidos de la vida, ahora mas vacía de lo que nunca había estado, toda esta secuencia llega como una poderosa conclusión a una increíble película. Con un final a lo 8 ½, Fellini abraza a la audiencia, diciéndoles que no se preocupen, las memorias continúan, la vida continua, cambia, se altera talvez para siempre, pero sigue adelante, bella, enigmática y mágicamente.

La Strada

la strada La StradaFederico Fellini
Título Original:
La Strada
País: Italia
Año: 1954
Género: Drama
Guión: Federico Fellini, Tullio Pinelli, Ennio Flaiano
Director:
Federico Fellini
Fotografía:
Otello Martelli (BN)
Música:
Nino Rota
Producción:
Dino de Laurentiis, Carlo Ponti
Duración: 105 minutos
Intérpretes: Giulietta Masina (Gelsomina), Anthony Quinn (Zampano), Richard Basehart (Il Matto), Aldo Silvani (Giraffa), Marcella Rovere, Livia Venturini.

En “La Strada”, elige a dos personajes marginales, Zampanó (Anthony Quinn) y Gelsomina (Giulietta Masina), que el azar unirá sus destinos, para definitivamente separar sus caminos imposibles.

Zampanó es un mísero “artista” circense que se gana la vida en la carretera, haciendo su patético número en las calles de la hambrienta Italia de posguerra, al morir su compañera adopta como ayudante a Gelsomina, una muchacha que hoy denominaríamos “discapacitado psíquico límite”, que, como es habitual, rebosa inocencia y bondad. Enfrente un Zampanó, sin muchas más luces, pero brutal y primitivo.

El film, con este escenario, se convierte verdaderamente en una historia de amor imposible, más que en la denuncia social, que como fondo, se desenvuelven los personajes, (en uno de los mejores trabajos en la carrera de ambos protagonistas).

Read more »